BRUSELAS (Reuters) – La Comisión Europea ha propuesto aumentar las pruebas de ADN de productos cárnicos para evaluar el tamaño de un escándalo de carne de caballo vendida como vacuno que ha conmocionado al público y despertado preocupaciones sobre la cadena alimentaria del continente.