CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) – El papa Benedicto XVI sorprendió el lunes al mundo y a sus asesores al anunciar que ya no posee la fortaleza física y mental para afrontar las exigencias de su cargo, y se convirtió en el primer sumo pontífice en renunciar en más de 700 años.