Expedientes de dominio en BCN-ADVOCATS®

Inmatriculación (primera inscripción)

En términos muy generales podrían identificarse los conceptos de inmatriculación y primera inscripción, pues así parece deducirse de lo establecido en el artículo 7 de la Ley Hipotecaria, que establece que: ”la primera inscripción de cada finca en el Registro de la Propiedad será de dominio y se practicará con arreglo a los procedimientos regulados en el Título VI de esta Ley”, que trata de la concordancia del Registro con la realidad judicial.El expediente de dominio sobre inmatriculación, tiene por objeto acreditar judicialmente la adquisición del dominio de una o varias fincas, urbanas o rústicas, con la finalidad de proporcionar un título (Auto judicial) que sea bastante para inscribirlas por primera vez en el Registro de la Propiedad en favor de una o varias personas físicas y/o jurídicas.
 

Reanudación del tracto

El expediente de dominio sobre reanudación del tracto sucesivo, tiene por objeto acreditar judicialmente la adquisición del dominio de una o varias fincas, urbanas o rústicas, que ya constan inscritas en el Registro de la Propiedad a nombre de persona distinta de la que se han adquirido las mismas, con la finalidad de proporcionar un título que sea bastante para inscribirlas en el Registro de la Propiedad en favor de la persona/s en cuestión. Es decir, el tracto sucesivo debe haberse roto (Ej.: la finca consta inscrita en el Registro en favor de Antonio; Pedro compra la finca a Luis, pero como Luis no figura como titular registral de la finca, Pedro no va a poder inscribir su dominio salvo que inste un expediente de dominio para reanudar el tracto sucesivo que se ha interrumpido).

En la tramitación de éste expediente no es necesario justificar toda la cadena de transmisiones intermedias desde el titular registral, sino que basta con justificar la titularidad dominical o adquisición del promotor del expediente.

 

Exceso de cabida

El expediente de dominio sobre exceso de cabida, tiene por objeto acreditar judicialmente que la superficie de una determinada finca urbana o rústica, que ya consta inscrita en el Registro de la Propiedad, es superior a la que consta en la referida inscripción. Por ello, la finalidad de dicho expediente es acomodar la inscripción registral a la superficie real que tiene dicha finca.

Los casos de exceso de cabida no suponen una inscripción ni una inmatriculación de superficie no inscrita, ya que la misma figura en el Registro, si bien mal expresada en el asiento: lo que hay es una rectificación de una medida superficial.