Testamentaría en BCN-ADVOCATS®.

Los derechos a la sucesión de una persona se transmiten desde el momento de su muerte.

CUIDADO sólo hay seis meses para liquidar los impuestos. En BCN-ADVOCATS® se los tramitamos.

La sucesión se defiere por la voluntad del hombre o la mujer y manifestada en testamento y, a falta de éste por disposición de la la ley.

La primera se llama testamentaría, y a la segunda legítima.

Podrá también deferirse en una parte por voluntad del hombre o la mujer, y en otra por disposición de la ley.

La herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona, que no se extingan por su muerte.

Llámase heredero al que sucede a título universal, y legatario al que sucede a título particular.

Los herederos suceden al difunto por el hecho sólo de su muerte en todos sus derechos y obligaciones.

 

De la capacidad para disponer por testamento.

Pueden testar todos aquellos a quienes la ley no lo prohíbe expresamente.
 
Están incapacitados para testar:
 
1.º Los menores de catorce años.
 
2.º En que habitual o accidentalmente no se hallare en su cabal juicio.
 
El testamento hecho antes de la enajenación mental es válido.
 
Siempre que el incapacitado por virtud de sentencia que no contenga pronunciamiento acerca de su capacidad para testar pretenda otorgar testamento, el Notario designará dos facultativos que previamente le reconozcan y no lo autorizará sino cuando éstos respondan de su capacidad.
 
Para apreciar la capacidad del testador se atenderá únicamente al estado en que se halle al tiempo de otorgar el testamento.

De los testamentos en general.

El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos, se llama testamento.

El testador puede disponer de sus bienes a título de herencia o de legado.

En la duda, aunque el testador no haya usado materialmente la palabra heredero, si su voluntad está clara acerca de este concepto, valdrá la disposición como hecha a titulo universal o de herencia.

No podrán testar dos o más personas mancomunadamente, o en un mismo instrumento, ya lo hagan en provecho recíproco, ya en beneficio de un tercero.

El testamento es un acto personalísimo: no podrá dejarse su formación, en todo ni parte, al arbitrio de un tercero, ni hacerse por medio de comisario o mandatario.
Tampoco podrá dejarse al arbitrio de un tercero la subsistencia del nombramiento de herederos o legatarios, ni la designación de las porciones en que se hayan de suceder cuando sean instituidos nominalmente.

Podrá el testador encomendar a un tercero la distribución de las cantidades que deje en general a clases determinadas, como a los parientes, a los pobres o a los establecimientos de beneficencia, así como la elección de las personas o establecimientos a quienes aquéllas deban aplicarse.

Toda disposición que sobre institución de heredero, mandas o legados haga el testador, refiriéndose a cédulas o papeles privados que después de su muerte aparezcan en su domicilio o fuera de él, será nula si en las cédulas o papeles no concurren los requisitos prevenidos para el testamento ológrafo.

Será nulo el testamento otorgado con violencia, dolo o fraude.

 

 

BCN ADVOCATS 2013.