El Tribunal Supremo reconoce el derecho a la pensión de viudedad a una pareja separada judicialmente y, formalizándose posteriormente como pareja de hecho mediante escritura pública ante notario, sin comunicarlo al juez que dictó sentencia de separación

La pareja contrae matrimonio en el año 1980 y se declaró la separación matrimonial de los cónyuges mediante sentencia en 1998. Los cónyuges se reconciliaron en 1999, formalizándolo en escritura pública en el año 2000. Dicha escritura no fue comunicada al juez, tal y como establece el artículo 841 del Código Civil. El marido falleció en el año 2010 y el Instituto Nacional de la Seguridad Social denegó la pensión de viudedad a la esposa, porque consideró que los cónyuges estaban separados legalmente sin reconciliación judicial, prevista en el artículo 84 CC anteriormente citado.

El derecho a pensión de viudedad está regulado en el artículo 174.22 de la Ley General de la Seguridad Social, condiciona el derecho a la pensión en los casos de separación y divorcio, a que no se haya celebrado nuevo matrimonio o no hubieran constituido pareja de hecho, el INSS defiende que no se cumple el requisito establecido, ya que no podían ser pareja de hecho sin haber roto el vínculo de matrimonio.

La esposa del fallecido formula demanda contra el INSS ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña alegando que la situación con su esposo antes del fallecimiento era de pareja de hecho y no de matrimonio, y que por tanto cumplía con los requisitos del citado artículo del LGSS para poder obtener la pensión de viudedad. El TSJC dicta sentencia desestimatoria ya que la reconciliación notarial no fue comunicada al juez que dictó la sentencia de separación y, en consecuencia no se registró en el Registro Civil. El caso llega al Tribunal Supremo para unificación de doctrina, aportando sentencia de Audiencia Provincial de Madrid de un caso muy similar.

El fondo de la cuestión suscitada es que, partiendo de la pareja de hecho, determinar que efecto tiene frente a terceros, ya que no se cumplen los requisitos para ello, no se comunica al juez y por tanto, no se anota en el Registro Civil, y si concurre el requisito del apartado tercero del artículo 1743 de la LGSS, y debe considerarse pareja de hecho o no y no se hallaban impedidos para contraer matrimonio, y no tengan vínculo matrimonial con otra persona.

El Tribunal Supremo declara que “el art. 174.2 precitado condiciona el derecho a pensión en los casos de separación o divorcio ‘a que no hubiese contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho’ y la pareja de hecho exige a los miembros de la misma que ‘no tengan vínculo matrimonial con otra persona’, lo que significa que, en puridad, pueden tener vínculo matrimonial entre ellos. De hecho, en la literalidad coordinadora del art. 174.2 párrafo primero y 174.3 párrafo cuarto, evidencia que la imposibilidad de nuevas nupcias entre los cónyuges separados la reanudación de la convivencia aboca a una situación de ‘more uxorio’ mientras no se externalice judicialmente la misma, evitándose así el vacío en la situación pues la prestación de viudedad procedería en el ínterin por pareja de hecho y a partir de la formalización de la reanudación de la vida en común por pareja matrimonial.’”.

El Tribunal Supremo reconoce el derecho a percibir la pensión de viudedad como pareja de hecho, acreditando la convivencia previa al fallecimiento de uno de la pareja y sin impedimento de vínculo matrimonial, en cuanto que la dicción literal del artículo 174.3 LGSS hace referencia a un tercero ajeno a ambos y por lo tanto, nada impide existencia de vínculo matrimonial entre ellos para obtener la pensión de viudedad.


1 “La reconciliación pone término al procedimiento de separación y deja sin efecto ulterior lo resuelto en él, pero ambos cónyuges separadamente deberán ponerlo en conocimiento del Juez que entienda o haya entendido en el litigio”.

2 “En los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien, reuniendo los requisitos en cada caso exigidos en el apartado anterior, sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho en los términos a que se refiere el apartado siguiente. Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida a la muerte del causante.(…)”.

3 “A efectos de lo establecido en este apartado, se considerará pareja de hecho la constituida, con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años. La existencia de pareja de hecho se acreditará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja. Tanto la mencionada inscripción como la formalización del correspondiente documento público deberán haberse producido con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante”.